Uso de complementos alimenticios sin receta

Para la mayoría de las personas en México ya es común escuchar de algún remedio milagroso el cual ha sido transmitido de generación en generación y que en determinado momento podríamos incluso convencernos de usarlo para comprobar por nosotros mismos su efectividad. No estamos hablando de productos milagrosos cuyos comerciales todos hemos escuchado en el radio o visto en televisión alguna vez, nos enfocamos en algunos remedios menos llamativos, como por ejemplo el consumo de gingko biloba para “mejorar” la energía y concentración. Tal vez usted alguna vez haya escuchado del uso de la centella asiática para mejorar la memoria, en algunos círculos incluso está de moda el consumo de esta hierba para los pacientes con Alzheimer.
 
Aquí es importante hacer la distinción entre suplemento y complemento, un suplemento alimenticio es aquella sustancia que podría en un momento dado ‘suplir’ una necesidad que sabemos existe por parte de nuestro organismo como algunas malteadas del mercado, que nos ayuda a que el paciente que no puede consumir sus alimentos sólidos no pierda los nutrientes necesarios de su dieta, un complemento es una sustancia que no es necesaria, solo complementa la dieta que ya está satisfecha de nuevo usaremos el gingko biloba como ejemplo de esto pues no es necesario para que nuestro organismo funcione de manera adecuada pero en alguna ocasión podría ayudar a que nuestro sistema perciba una mejora aunque no sea muy evidente o significativa.
 
Sabemos que la verdad es que por más positivo, inocuo o hasta milagrosas que nos parezcan estas sustancias no es recomendable el consumo de ningún tipo de complemento sin comentarlo con nuestro médico de cabecera o incluso mejor, con el neurólogo o geriatra tratante de nuestros familiares con enfermedad de Alzheimer; existen algunos complementos como la n-cisteína que si bien no causa daño en pacientes que no sean alérgicos o sensibles a ésta, podría llegar a ocasionar fallos graves en nuestro organismo si no se consume en la cantidad adecuada para cada individuo.
 
Esperamos que con esta información se lo piense dos veces antes de aceptar la sugerencia de utilizar complementos o sustancias conocidas como smart-drugs en el mercado anglosajón y que convierta en un hábito discutir el uso de cualquier sustancia con su médico de cabecera.
 
 
Wu, C. Y., Hu, H. Y., Chow, L. H., Chou, Y. J., Huang, N., Wang, P. N., & Li, C. P. (2015). The Effects of Anti-Dementia and Nootropic Treatments on the Mortality of Patients with Dementia: A Population-Based Cohort Study in Taiwan. PloS one, 10(6), e0130993. doi:10.1371/journal.pone.0130993
 

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *