Alz.Mx

Young hand holding elder one. Help for the elder woman

¿Qué hacer en situaciones problemáticas?

Si bien la convivencia con una persona que tenga demencia ya sea de tipo Alzheimer, o de cualquier otro tipo, puede llegar en ocasiones a ser complicada, existen estrategias o diversas formas en las que el acercamiento y relación faciliten el día a día.

Muchos de los familiares de los pacientes con Demencia se preguntan qué se debe hacer ante las situaciones de difícil manejo, no obstante, si bien son consejos a los cuales se pueden recurrir, no existen realmente claves mágicas o trucos que sirvan para cada uno de los enfermos. Como se ha dicho, cada paciente tiene diferencias individuales, lo que marcará lo que será eficaz en determinado caso o momento; por otro lado, la evolución y avance de la enfermedad determinará también la eficacia, lo que puede funcionarnos en una fase leve, puede ser contraproducente en etapas avanzadas.

Se recomienda a los familiares sentido común, paciencia, no entrar en frustración ni angustia, si algo no funciona, no debemos tener miedo, debemos enfocarnos en buscar nuevas alternativas de solución.

Situaciones comunes:

Preguntas reiterativas:

  • No perder la paciencia. Para ellos cada vez que nos repiten la pregunta es como si fuese la primera vez, por lo que no entenderán, no nos mostremos desesperados ante sus preguntas.
  • Permitirle que  exprese sus dudas, así fomentará la estimulación del lenguaje y la comunicación.
  • La mayoría de las preguntas reiterativas que hacen las personas con demencia se refieren a problemas de orientación temporo-espacial, por lo que deberemos de colocar en su entorno objetos que les permitan orientarse (relojes, calendarios, cronogramas de actividades, etc.).
  • Intentaremos que sean ellos mismos quien encuentren la respuesta. Por ejemplo: si nos pregunta la hora le diremos que miren el reloj de la pared (señalándoselo).

Conductas repetidas:

  • Buscaremos la posibilidad de dar un sentido de utilidad a esa conducta repetitiva. Por ejemplo, podemos ponerles a doblar servilletas o bolsas de plástico.
  • Cuando estas conductas se conviertan en algo útil como el ejemplo que hemos puesto, reforzaremos positivamente la conducta agradeciéndoles  y haciéndoles saber que nos han sido de gran ayuda.
  • En las fases más severas pueden aparecer automatismos del tipo de balanceos de tronco o movimientos de extremidades contra los que no podemos hacer nada.

Agresividad:

  • Recordar que el enfermo no es voluntariamente agresivo, es  consecuencia  de la enfermedad.
  • Intentar no estar  tensos.  
  • Hablarles en tono sereno, evitando gritar o gesticular demasiado.
  • Pedir ayuda para contenerles si vemos que nosotros solos no podemos.
  • Si es necesario sujetar al enfermo, hacerlo con cuidado y evitando forcejeos.
  • Llamar su atención hacia estímulos que lo relajen o evadan.
  • Aprender a proveer la escalada de agresividad.
  • No  responder de forma agresiva, ni física ni verbalmente.

Alucinaciones y delirios:

  • Para la persona que los sufre son percepciones e ideas totalmente reales por lo que no deberemos llevarle la contraria o intentar demostrarle que no tiene razón.
  • Evitar el decirles “tranquilo que no pasa nada”, para estos enfermos sí que está pasando y tienen todo el derecho a mostrarse inquietos o ansiosos.
  • Transmitir seguridad con mi conducta tranquila.
  • Nunca dejarles solos en estos momentos de angustia. Sentarnos a su lado escucharlos y mostrarnos interesados por lo que les ocurre.

En ocasiones detrás de un comportamiento complicado y difícil de manejar existe una molestia física, dolor, o bien se debe sospechar de algún tipo de infección. 

Otras veces puede haber algún elemento o alguien en el ambiente que rodea a los enfermos que les cause malestar psicológico o ansiedad, ruidos muy repetitivos que no sepan reconocer, volumen de la radio o televisión muy altas o la  presencia de personas que les inspiren miedo.

Dra. Grace Zambrana Peñafiel
Médico Familiar- Gerontóloga

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra plataforma de Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo? 
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?
¿Eres estudiante o profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?

Empieza HOY mismo!