Puedes contar conmigo

Pasan los años y nos vamos dando cuenta que se abre una brecha entre las nuevas generaciones y nosotros como adultos mayores.
¿Lo mismo pasó entre la generación anterior y la nuestra?  ¡Claro que sí!
Llegó un momento en que nuestros papás trataban temas que no eran temas de interés para nosotros, o más bien, nuestros temas no creíamos que fueran de interés para ellos; hasta temíamos ser juzgados o criticados, lo cual si alguna vez sucedió, nos alejó más.
La brecha actual se amplía y se profundiza aún más, pues los avances en tecnología cada vez son de mayor dificultad para aprenderlos, además hay poca escucha de parte de los adultos y jóvenes, que  no creen que les podamos aportar algo de interés y provecho para ellos.
¿Qué podemos hacer para reducir esa brecha?
 Cercanía.  Recibir con gusto la visita del hijo o el nieto, o aquella persona que con interés se acerca. Sonreír, abrazar, agradecer que volteen hacia nosotros.
Escucha. Ver a los ojos e interesarnos por lo que el otro platica,  le hará sentirse importante y se animará a hablar más. No interrumpir con nuestros comentarios, ya habrá tiempo si el otro se siente escuchado. Con esto nos daremos cuenta de sus intereses y podremos leer o prestar atención cuando se hable sobre ello.
Interés. Si realmente queremos reducir esa brecha, necesitamos interesarnos y ponernos al día en lo que sucede en la actualidad. Leer el periódico, escuchar las noticias o informarnos sobre temas actuales, nos permitirá entender mejor lo que nos platican y hasta hacer comentarios. Una forma puede ser darles algún artículo que hable sobre un tema de interés para ellos; de esta manera sentirán que realmente pueden confiarnos sus inquietudes.
Confianza. Es algo que debemos hacer crecer en nosotros con respecto a los más jóvenes, evitando criticar y enjuiciar, pues sólo nos alejará. Realzar lo que observemos positivo en su actuar y en sus opiniones e ignorar lo que veamos negativo, hasta que hayamos creado un ambiente tal, que pueda aumentar la confianza de los jóvenes en nosotros y evite enfrentamientos.
Actualizarnos.La tecnología puede ser una gran herramienta para reducir la brecha generacional y acercarnos a quienes queremos. Hay que perder el miedo a iniciar e ir poco a poco, porque a medida que pongo en práctica lo que voy aprendiendo lo domino mejor. Los hijos y nietos podrán contactarnos y nosotros estar al tanto de sus vidas. Además podemos seguir aprendiendo, hacer ejercicios que desarrollan la habilidad de relacionar ya sea números o palabras, aprender otro idioma y hasta leer novelas.
Ejercitarnos.  Si la mayor parte del tiempo nos quedamos sentados frente al televisor, leyendo o en la computadora, nuestro cuerpo no genera energía que nace del movimiento, y al rato nos sentiremos aflojerados. Caminar es un excelente hábito. Si lo hacemos al aire libre aún mejor, como en un parque donde se disfrute de la naturaleza, de ver el cambio de las estaciones. Puedo ofrecerme para acompañar a los nietos mientras yo los observo correr y caminar con ellos, asombrándonos juntos de las pequeñas florecitas, de la ardilla y escuchar y platicar anécdotas. Se puede caminar hasta dentro de la casa o alrededor de la manzana, no hay que esperar una situación ideal.
Acompañar. Losadultos, jóvenes y niños tienen muchos pendientes, pero nosotros podemos ser compañía agradable, ya sea para ir de compras, hacer pagos, dejar a los niños en clase, lo importante es siempre estar dispuestos. Con respecto a los jóvenes, podemos interesarnos en sus estudios o en sus relaciones, ser discretos, apoyarlos, evitar los sermones si no queremos que no nos vuelvan a platicar. Invitarlos a tomar un café o un helado .
Apoyar y enriquecer.La experiencia vivida, así como la preparación acumulada, me permite estar en condiciones de aportar buenas ideas por el gran deseo de ser útil, pero tengo que esperar a que el otro solicite mi ayuda, pues imponerme no funciona, estará cerrado a cualquier aportación.

Nuestra propia vida y actitudes es aquello que decidimos nosotros mismos, pero algo que realmente aportamos es la confianza y seguridad que tienen los demás de saber que pueden contar conmigo, esa es la gran oportunidad que tenemos para poder acortar la brecha generacional.

 
María Loyola Coindreau
Maestra jubilada, ex regidora
Abuela de 9 nietos.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra
plataforma de
Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo
¿Eres profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?Empieza HOY mismo!