Alz.Mx

Mentally challenged woman dancing with caregiver at home

Magia

MAGIA

Un poquito de magia es lo que los cuidadores y ex cuidadores necesitamos en nuestras vidas de vez en cuando. Como todo el mundo, supongo. Todos tenemos derecho a ella. Está claro. En el Universo todos somos iguales. Pero, ¿por qué aquí existen tantas diferencias a tantos niveles? Ya no tan solo a nivel global. Hablo de un ámbito tan básico e importante como lo es el de los cuidadores y ex cuidadores: personas que cuidan o han cuidado de otras dependientes.

¿Por qué hay cuidadores y ex cuidadores tan resistentes y por qué los hay tan frágiles que, una vez rotos, son incapaces de recomponerse? ¿Por qué esta enfermedad (o cualquier otra irreversible y terminal) es una experiencia tan llena de luz como de oscuridad para los que transitan por ella? ¿Por qué unos la viven desde la aceptación y la entrega, y otros desde la negación y el rechazo? ¿Por qué les cuesta tanto a algunos encontrar el color y la luz sin lograr escapar del gris y de las sombras, cuando a otros les es tan sencillo convertir el dolor en una sonrisa y pintarlo de mil y un colores? ¿Por qué somos tan invisibles (algo menos ahora) en la sociedad y a la par tan visibles entre nosotros (y cada vez más)? ¿Por qué en ocasiones sentimos que el tiempo se ha detenido y en otras que el mundo gira fuera de control?

Demasiadas preguntas.

¿Se puede ser feliz como cuidador? ¿Y como ex cuidador? ¿Es ese el secreto? ¿La satisfacción por la labor desempeñada? ¿La paz por el cese del sufrimiento y de haberlo dado todo? ¿El sacrificarse por amor como una acción de apego y desapego voluntaria? ¿Entender la experiencia como una lección de vida más, dura mas lección, no obstante, y seguir nuestro camino después con la mayor satisfacción del mundo?

La respuesta es Si.

El Alzheimer te deja cosas malas, pero muchas más positivas. De todo se aprende. De lo que es y representa cuidar, de lo que significa y del precio que hay que pagar. También de esas recompensas que hacen que ser cuidador (o haberlo sido) valga la pena.

A los que cuidan y han cuidado, hay que devolverles la magia. Sin un poquito de magia, a los cuidadores y ex cuidadores no los queda absolutamente nada. Magia es esperanza. Magia es ilusión. Magia es paz. Magia es amor. Magia es tener derecho a ser feliz y serlo. Sin culpas. Sin remordimientos. Sin nada que no sea positivo y beneficioso para uno. El cuidador se merece muchas cosas buenas para sí mismo por hacer lo que hace.

La magia de la vida está en lo que nos convierte en únicos e irrepetibles: con lo bueno y con lo malo. La magia de la vida está en saborear los buenos momentos y extraer de ellos ya no una imagen, sino que un sentimiento. Los recuerdos pueden desvanecerse o ser robados por el Alzheimer algún día. Pero un sentimiento, siempre permanecerá en la esencia del ser. Los sentimientos perduran en el tiempo, son abstractos, son eternos. Los sentimientos son, desde mi parecer, pura y eterna existencia.

Ayudemos a mejorar la calidad de vida de los que cuidan para que recuperen su magia.

Anónimo

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra plataforma de Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo? 
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?
¿Eres estudiante o profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?

Empieza HOY mismo!