Alz.Mx

Etapas de la enfermedad de Alzheimer

Típicamente la enfermedad de Alzheimer progresa lentamente en tres etapas: temprana (leve), moderada (intermedia) y avanzada (severa).
La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad que no tiene cura, que es progresiva, lo que quiere decir que conforme pasa el tiempo va siendo más grave. No todas las personas enferman igual, por lo que en cada persona el curso de la enfermedad es diferente.
La sobrevida después del diagnóstico de enfermedad de Alzheimer es en promedio de 4 a 8 años, aunque ha habido casos de pacientes que viven hasta 20 años con la enfermedad.

Etapas en la EA
La enfermedad de Alzheimer es progresiva, y a medida que pasa el tiempo, pasa por diferentes etapas: la etapa preclínica, temprana o leve, moderada o intermedia y avanzada o severa. Cada una tiene características diferentes y no todos los pacientes las viven de la misma manera.
Años antes de que nos demos cuenta de que algo anda mal en nuestros familiares, ya hay cambios en el cerebro, esta etapa en la que aún no aparecen los síntomas puede durar años, a esta etapa se le llama Alzheimer Preclínico.
En la etapa temprana es posible que la persona con la enfermedad de Alzheimer funcione independientemente. Tal vez aún pueda conducir un auto, trabajar e involucrarse en actividades sociales. A pesar de esto, la persona puede sentir que está experimentando lagunas en la memoria, como olvidar palabras conocidas o la colocación de objetos comunes de la vida cotidiana. Las personas cercanas comienzan a notar dificultades.
Los problemas comunes en la etapa temprana son: problemas para acordarse de la palabra o nombre correcto, nombres de personas, puede olvidarse de textos que acaba de leer, se le dificulta más participar en eventos sociales, olvidar dónde se guardan los objetos comunes.
La etapa moderada del Alzheimer típicamente es la más larga y puede durar varios años. A medida que la enfermedad progresa se irán requiriendo mayores cuidados.
En esta etapa, las personas pueden confundir las palabras, pueden llegar a tener dificultades para realizar tareas que requieren habilidades manuales como abotonarse la camisa, crece la frustración en los pacientes, se enojan, se desconciertan. Es aquí cuando más frecuentemente se rehúsan a bañarse.
Los síntomas que ya existían empiezan a notarse más: se les olvidan cosas que antes recordaban, tienen alteraciones en el carácter, hay quienes se vuelven más tímidos y hay quienes se vuelven más extrovertidos. Tienen problemas cada vez más frecuentes con los patrones de sueño y con las “idas al baño”. En esta etapa están en riesgo de desorientarse o de perderse.
En la etapa final de la enfermedad, las personas pierden la capacidad de responder al entorno, sostener una conversación y, finalmente, controlar el movimiento. Su lenguaje se limita y por lo tanto la comunicación se ve afectada, se suelen aislar.
Pueden presentar mayores cambios en el carácter y requerir de más ayuda con sus actividades diarias. Tienen también cambios en las habilidades físicas, incluyendo la habilidad de caminar, sentarse y el tragado. Están en mayor riesgo de presentar infecciones.
Tenemos que recordar que las etapas en cada persona son diferentes, el conocer las generalidades nos ayuda primero, a identificar en qué etapa se encuentra nuestro paciente, y luego, a prepararnos al saber qué es lo que sigue.
 
Dra. Olga Magdalena Padrón López
Médico familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra plataforma de Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo? 
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?
¿Eres estudiante o profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?

Empieza HOY mismo!