Alz.Mx

Portrait of senior man, grandfather teaching children painting. Happy family time

¿Es el arte un buen medio para estimular el cerebro?

El arte en todas sus manifestaciones constituye una característica esencial que identifica al ser humano, ha permitido transmitir la cultura en toda su extensión y  ha sido y es básico para su supervivencia. Nuestro cerebro plástico necesita el arte.

Las neuroimágenes cerebrales revelan algunos indicios de por qué las actividades artísticas son tan importantes. Por ejemplo, se sabe que ciertas estructuras de la corteza auditiva sólo responden a tonos musicales; que una parte importante del cerebro y del cerebelo interviene en la coordinación de todo tipo de movimientos, como en el baile; que en las recreaciones teatrales las regiones del cerebro especializadas en el lenguaje oral  están conectadas con el sistema límbico que nos proporcionan el componente emocional, y  referido a las artes visuales, que nuestro sistema de procesamiento visual genera imágenes reales o ficticias con la misma facilidad (Sousa, 2011).

Cada actividad artística activa diferentes regiones cerebrales. La música se procesa en la corteza auditiva  que está en el lóbulo temporal, las artes que conllevan movimiento como el baile o el teatro activan la corteza motora, las artes visuales como la pintura se procesan principalmente en los lóbulos occipital y temporal, mientras que la poesía o la prosa implican a las áreas  de Broca y Wernicke relacionadas con el procesamiento lingüístico (Posner et al., 2008).

La enfermedad de Alzheimer afecta zonas del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Se ha visto que tener una terapia artística ha traído buenos resultados. El arte es una actividad que fomenta la imaginación. Mientras la memoria se desvanece, la imaginación tiene la capacidad de robustecerse. De tal forma que la música por ejemplo, puede ser un gran aliado para las personas con esta enfermedad, ya que ayuda a despertar sus recuerdos, despertar partes de ellos que no se habían tocado en años. Muchos pacientes comienzan a hablar, sonreír, cantar, e incluso a esbozar pasos de baile ante sus atónitas familias, al escuchar alguna canción de su juventud.

Mientras que la enfermedad de Alzheimer y la demencia daña las partes del cerebro que tienen que ver con la memoria y la planificación de tareas complejas, las porciones donde está implicada  la emoción y  la apreciación estética permanecen intactas durante mucho más tiempo.

Los pacientes tienen dificultades con la atención y la concentración, pero los expertos dicen que la terapia de arte ha proporcionado una salida extraordinaria. Los terapeutas han observado un aumento de la libertad y la espontaneidad, que calma la agitación, alivia el aislamiento, y mejora la comunicación a través de sesiones de arte. El Dr. Gene Cohen, director del Centro de Envejecimiento de la Universidad George Washington, ha estudiado el efecto del arte en personas con la enfermedad de Alzheimer. “El arte es una actividad maravillosa que se nutre de la imaginación. Incluso con la pérdida de la memoria, la capacidad de imaginación todavía tiene su lugar”, comenta el doctor.

La terapia del arte también puede ayudar con la depresión que viene junto con la enfermedad. Un estudio realizado en 1999 en la Universidad de Brighton encontró que los enfermos de Alzheimer que tomaron parte en la terapia de arte mostraron una mejora significativa en sus síntomas después de un curso de diez semanas.

Además de la pérdida de memoria, la enfermedad puede afectar a la memoria muscular y la coordinación. La terapia de arte puede ayudar a los pacientes a recuperar alguna función, ya que involucra activamente a los dos hemisferios del cerebro. Para aquellos que tienen problemas para llevar a cabo los movimientos, los facilitadores utilizan la técnica de la mano sobre mano, que guía al artista para que él o ella puede hacerlo por su cuenta.

El bien conocido médico de Woodland Hills, el Dr. Arnold Bresky, llamándose a sí mismo “gerontólogo preventivo” ha estado utilizando con éxito la terapia de arte para los pacientes que tienen la enfermedad de Alzheimer y la demencia. Afirma que ha logrado un gran éxito con la mejora en los recuerdos de sus pacientes.

El Dr. Bresky llama a su programa  “Cerebro Tune Up” y dice que es un enfoque multidisciplinario que también implementa la música y que ayuda a las personas con la enfermedad de Alzheimer y la demencia a ejercitar sus cerebros.

“El cerebro funciona a través de números y patrones”, dice Bresky. “Los números están en el lado izquierdo de su cerebro, los patrones están en el lado derecho. Lo que estoy haciendo es que se conecten los dos lados” (Bresky, 2008).

Aunque no podemos decir que el arte es una cura para el Alzheimer, sí podemos decir que cuando fallan las palabras y los pensamientos, la expresión de las emociones se convierte en el medio para estar conectado con el mundo y eso se puede lograr a través del arte.

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra plataforma de Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo? 
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?
¿Eres estudiante o profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?

Empieza HOY mismo!