El divorcio emocional

Quisiera transmitir mi experiencia, en especial a los que tienen a su cónyuge enfermo.

Sabemos bien la vuelta de 180 grados que tiene nuestro matrimonio por su enfermedad, que nos causa angustia, temor, enojo, etcétera. Para superarlo tenemos que separar “Hasta ayer, fue mi compañero, esa persona con la que compartimos nuestra vida, las alegrías, penas, sueños, ilusiones; al que perdonamos y nos perdonó; el amante del que esperábamos y recibimos comprensión, amor, apoyo, etc. “Hoy: mi esposo(a) al que jure amar y respetar en la salud y la enfermedad”

Esa separación no es nada fácil, supone un largo camino que hemos de recorrer solos (las), camino  de oración y esfuerzo; pero cuando lo logramos, tenemos una paz, que nos permite aceptar al esposo, darle gracias a Dios de tenerlo y entregarnos con todo nuestro amor a
buscar su mejor calidad de vida, su bien, sin esperar nada de él o ella y, por lo mismo sin que nos hiera o moleste su conducta.

Mientras no hagamos esa separación que, siendo drásticos diría, es “sepultar” al compañero(a), nos dolerán muchas veces sus actos, pues recordaremos episodios pasados similares y no podremos afrontar y aceptar con serenidad esta enfermedad. Guardando las proporciones, también los hijos necesitan sepultar al padre o madre enfermos, en antes y después, olvidando todo aquello que los lastimó y aceptando que el
que ahora está no es el mismo, es un enfermo que necesita su amor y respeto; sin buscar en su conducta intención o mala voluntad hacia él o ella, sino verlo siempre como el enfermo que actúa sin pensar y sin medir consecuencias.

Para finalizar, solamente quisiera transmitirles algo que nos dijo un doctor psiquiatra en los momentos más difíciles de la enfermedad de mi esposo

“El cuerpo y la mente se deterioran, pero el alma sigue intacta y ahí están los sentimientos, aunque no pueda expresarlos. Y ahí estarán por siempre el amor y respeto que ustedes le den”.

Por Sra. Alicia Vargas de Treviño
Expresidenta de la Asociación Alzheimer Monterrey

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *