Senior woman in wheelchair

Cuidar los detalles hace la diferencia

Hay 3 aspectos de suma importancia que el cuidador de una persona con demencia debe tomar en cuenta para que la convivencia y el cuidado diario se hagan más llevaderos:

la ALIMENTACIÓN y todo lo que esta conlleva, comprender e interpretar su COMPORTAMIENTO y la COMUNICACIÓN entre paciente y cuidador.

A continuación presentamos algunos tips que le pueden ayudar:

Organizar su cocina

  • La cocina (sobretodo si es de gas) y el horno deben quedar inutilizados cuando no lse necesiten.
  • Bloquee el calentador en posición intermedia para evitar que salga agua demasiado caliente.
  • Es aconsejable la instalación de alarmas contra humos, incendios.
  • El Refrigerador puede estar cerrado (con llave o candado) según la etapa y si la persona con demencia tiende a comer todo lo que ve.
  • El suelo: consérvelo seco para evitar las caídas.
  • Los productos de limpieza deben estar guardados bajo llave.
  • Los cuchillos y objetos cortantes póngalos fuera de su alcance.
  • Equípese de vajilla irrompible.
  • Existen platos con ventosas para fijarlos en la mesa que impiden que se vuelquen.
  • Utilice mantel de plástico y que los platos sean de distinto color para que los distinga bien.
  • Procurar que los platos sean más grandes que las porciones de alimentos

Su alimentación

  • Organice las comidas lo más rutinariamente posible.
  • Hágale comer siempre a la misma hora y en el mismo sitio.
  • Reduzca los cubiertos al mínimo y dele los adecuados en cada momento.
  • Póngale un babero que se abroche detrás del cuello.
  • Póngale los platos de manera sucesiva, nunca juntos.
  • Procure un ambiente de calma.
  • Trate de persuadirle cariñosamente. Hay alimentos que se pueden comer con los dedos.
  • Es preferible que la persona haga por sí misma todo lo que pueda. Tenga en cuenta sus gustos anteriores.
  • Establezca una lista de platos que cubran todas las comidas durante una semana tratando de variar (un día pollo, un día pescado,..)

Alimentos aconsejables

  • Ricos en proteinas: carnes rojas, pescado azul, huevos, leche y verduras frescas. También pueden tomar algunas grasas, como el aceite de oliva; ricos en vitaminas: hortalizas, frutas, verduras; ricos en fibra.
  • No conviene darle en exceso: hidratos de carbono, aceite frito, quesos fuertes, alimentos precocinados (tienen conservantes y colorantes nocivos).
  • Corte las cosas en trozos pequeños. Recurra al puré o alimentos triturados (ver dieta de fácil masticación y dieta por turmix).
  • Vigile lo que beba durante el dia. No llene sus vasos hasta el borde.
  • Si tiene miedo a beber, puede ser útil darle la bebida con vasos especiales para niños. Si se trata de café o té, compruebe la temperatura de la bebida.
  • Evite el alcohol. Recurra al agua, zumos de fruta o leche. Si el enfermo no abre la boca, se le puede tocar la barbilla o la mandíbula suavemente o ponerle líquido o comida en la boca para recordarle el acto que tiene que hacer.
  • Si tiene problemas para masticar, se le pueden hacer demostraciones. En general funciona la imitación.
  • Si después de comer se le olvida que ha comido, tenga preparada una bandeja con bizcochos, galletitas, trozos de fruta etc.

Sobre su comportamiento

  • Verificar siempre lo que dice: si ha comido, apagado un cigarro o cerrado un grifo por ejemplo.
  • Ante sus preguntas repetitivas: no sirve de nada razonar. Responda brevemente y en términos de actividad (Por ejemplo: “¿qué hora es..?” “la hora de comer”).
  • Ante reacciones desmesuradas: busque la posible causa y póngale remedio. Si es por miedo, considérele como un niño, cójale la mano, dígale que le quiere, no se aleje de su campo visual. Consuélele si está triste. Si es un comportamiento agresivo, manténgase alejado pero de manera que pueda verle. Su agresividad se calmará y olvidará el motivo. Olvídelo usted también y no se queje de ello ante él.
  • No le regañe nunca. No sabe por qué lo hace.
  • No discuta jamás. Si desea cambiar alguno de sus comportamientos, elija sólo uno y procure que el resto de las personas secunden sus posturas.
  • Sepa que el enfermo puede tomar a mal sus iniciativas. Continúe con su idea a pesar de su hostilidad.
  • Persevere. Los resultados tardan en manifestarse.
  • Búsquese alguna persona que le pueda ayudar.
  • Invite a hacer la actividad que le guste hacer al enfermo (terapia ocupacional, musicoterapia, estimulación de memoria, psicomotricidad…).
  • Paseos repetitivos: déjele hacer. Deje una habitación en la que pueda pasear sin golpearse. Prevea sus paseos.

Sobre su comportamiento nocturno

  • Planifique un largo paseo durante el día para que haga ejercicio y se canse. Siempre a la misma hora y después del mediodía.
  • Evite o disminuya las siestas durante el día.
  • Es bueno tomar leche caliente o hierbas antes de acostarse para relajarse.
  • Si se lo encuentra a medianoche deambulando, dígale quién es usted. Hable suave y dulcemente. Háblele de frente. Recuérdele que es de noche y que todo el mundo duerme.
  • Anote las horas en que se despierta normalmente para que el médico le pueda dar el medicamento más adecuado para evitar el insomnio.

Mejorando la comunicación

  • Cuando él/ella habla: ante la dificultad para encontrar las palabras, pídale que señale las cosas y nómbrelas en su lugar.
  • Asegúrese que usted comprende bien lo que le dice y confírmeselo.
  • Cuando utilice una palabra por otra, no le corrija sistemáticamente.
  • Cuando se detenga en medio de una frase, déjele tiempo para que la termine.
  • Repita usted las dos ó tres últimas palabras que ha dicho para ayudarle. Si no vuelve a coger el hilo de la frase, cambie de tema.
  • Si emplea frases o palabras sueltas fuera de contexto, trate de captar su pensamiento basándose en la situación del momento.

Cuando usted le hable:

  • Es importante hablarle mucho.
  • El enfermo se dará cuenta de sus sentimientos por el tono que usted emplee.
  • Baje el tono de su voz.
  • Háblele lentamente y pronunciando con claridad las palabras.
  • Si está puesta la TV o la radio, baje el volumen para que no se distraiga. Evite el lenguaje complicado y las frases largas.
  • Utilice palabras cortas y frases sencillas.
  • Dígale las cosas tal como son y sin darle explicaciones. Cuando le haga usted una pregunta, que sea sencilla, evitando tener que elegir.
  • Hay que darle tiempo para responder y comprobar si lo que dijo es exacto.
  • Si no responde, vuelva a hacer la misma pregunta.
  • Pídale las cosas con amabilidad y tranquilidad, así le colocará en una situación favorable para que responda. Habitúese a decirle lo que usted está haciendo. Dígale las cosas en positivo, nunca de una manera negativa.
  • Prepárele pequeñas listas recordatorios para que sepa qué tiene que hacer (con letras mayúsculas y sin muchas anotaciones).
  • Si su estado es más avanzado, puede emplear dibujos para señalar donde están las cosas.
  • Un lenguaje que el paciente comprenderá durante mucho tiempo es sonreírle cuando le mire.
  • Cogerle la mano, ponerle el brazo sobre los hombros, por la cintura…
  • Mostrarle mediante gestos lo que usted desee que lleve a cabo. Él, previsiblemente, le imitará.

Lo más importante es que como cuidador se cuide a si mismo

  • Infórmese de todo lo relacionado con la enfermedad y su evolución, así como el modo de llevar las situaciones sociales, económicas… y de la existencia de asociaciones.
  • Inscríbase en asociaciones de familias de enfermos de Alzheimer para ayudarse mutuamente.
  • Descanse, incluso si la persona que le reemplaza no presta los mismos cuidados que usted.
  • Tómese vacaciones, aunque sea por unos días.
  • Cuando esté nervioso o de mal humor, es mejor que otra persona se ocupe del enfermo.
  • Mantenga sus actividades recreativas.
  • Procure tiempo para ver algún programa de TV, leer, etc.
  • Conserve sus amigos, explíquele la enfermedad de su familiar y que comprendan la situación.
  • Evite el alcohol para animarse.
  • Haga todo cuanto pueda para conservar su propia salud.

FUENTE: cun.es

Artículos relacionados

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra plataforma de Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo? 
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?
¿Eres estudiante o profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?

Empieza HOY mismo!