Mi maravillosa experiencia con el grupo de autoayuda

La actitud positiva del cuidador es la mejor medicina para tu paciente.

Alzheimer, una palabra que me aterrorizó al escucharla pero a la vez me impulsó a informarme y a buscar soluciones. Las interrogantes eran muchas: alimentación, actitud ante el familiar, medicamentos. Para mí la más difícil era el convertirme en el cuidador principal y único en mi caso. 

Mi madre empezó con síntomas hace más de diez años y yo como hijo único, soltero, viviendo con ella, fui respondiendo a los retos que la enfermedad me presentaba investigando en el internet. Sin embargo me faltaba el contacto humano de alguien que ya hubiera andado el mismo camino para poder oír sus experiencias. En una ocasión viendo un noticiero local, me enteré de la existencia de la Asociación Alzheimer Monterrey y sus grupos de autoayuda y me integré al del Hospital San José.

Acudí con mucha incertidumbre, pero también con mucha fe. Ahí encontré lo que necesitaba. Un espacio donde yo podía externar mis dudas y temores con la confianza de que mis compañeros de grupo pasaban o habían pasado por lo mismo, y que quien dirigía el grupo se interesaba en cada caso como si fuese suyo.

Cada sesión mensual es distinta, el cuidador llega con diferente ánimo y diversas inquietudes, pero lo que siempre ocurre es que la mayoría sale más “ligero”, ya sea por haber externado sus angustias o por haber escuchado lo que alguien más hizo con un caso similar. La presencia de algún médico en los grupos acrecienta y magnifica lo que los miembros reciben. 

El objetivo de este lugar es multiplicar la ayuda a los cuidadores al formar espacios donde éstos obtienen los medios para manejar la situación de su paciente y a la vez lograr enfatizar la importancia del descanso físico y psicológico para seguir con tan hermosa misión. 

Nunca olvidaré algo que recibí en una de las sesiones a las que asistí. Fueron unas palabras que se grabaron en mi corazón y en mi mente y se convirtieron en mi lema: la actitud positiva del cuidador es la mejor medicina para tu paciente. Creo recordar que fue un médico quien lo dijo y lo agradeceré eternamente. 

Hace ya tres años de la ausencia de mi querida madre. Me quedo con la satisfacción de haber hecho lo que más podía, pero no lo hubiera logrado sin la ayuda de estos grupos que me fortificaron y brindaron las herramientas para cumplir con mi misión.  

Ahora colaboro como voluntario en el grupo de autoayuda del Hospital San José y ahí he encontrado la satisfacción de tratar de ayudar a los cuidadores actuales con mis experiencias, con las sabias palabras de todos y cada uno de quienes forman la Asociación. Este grupo me ha permitido experimentar aquello de que es más placentero dar que recibir. 

Si actualmente eres cuidador, te invito a integrarte a alguno de los grupos existentes para ayudarte a aligerar la carga, serás escuchado, nunca juzgado y no importa tu religión o credo, serás respetado. La Asociación Alzheimer está contigo. No olvides esto:

Tu familiar ya no es el mismo, muchas de sus aptitudes y funciones han sufrido cambios, pero algo nunca cambiará ni olvidará: el amor que te tiene. Quiérelo mucho. 

                                                                                                                                                   R. C. de la Garza

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *