Alz.Mx

Balanced food background, organic food for healthy nutrition.

Consejos prácticos para mejorar la alimentación del paciente con Alzheimer

Por  Lic. Adriana Marisol Padrón López
Licenciada en Nutrición

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia que ocasiona deterioro progresivo de las funciones cerebrales provocando un impacto en la capacidad funcional de las personas que la padecen.

Esta afectación representa una dificultad o incapacidad para realizar las actividades básicas de la vida diaria entre las que destaca la alimentación, ya que todos los cambios que se presentan a lo largo de la enfermedad colocan a los pacientes como posibles candidatos a presentar una ingesta deficiente de nutrientes.

Es importante establecer diferentes técnicas que puedan ser aplicadas para lograr una mejora en el proceso de nutrición durante el desarrollo de la enfermedad,  las cuales se mencionan a continuación:

  1. La nutrición de las personas es un proceso que comienza desde que se seleccionan los alimentos, por lo tanto se recomienda fomentar la autonomía de nuestros adultos mayores haciéndolos partícipes en actividades que no representen un peligro para los mismos, por ejemplo el lavado de frutas y verduras, selección de abarrotes que se encuentran en la alacena, alistar la mesa y preparación de platillos sencillos.
  2. Utilizar diferentes colores para identificar los utensilios, de esta manera se logra que la persona pueda realizar conexiones entre los colores y la función de los mismos.
  3. Uno de los objetivos principales de la alimentación es el representar un momento de placer y bienestar, por lo cual se recomienda consumir los alimentos en un ambiente agradable, bien iluminado y en compañía de familiares y/o seres queridos.
  4. Realizar la misma cantidad de tiempos de comida todos los días, en el mismo lugar y a la misma hora fomentando de esta manera el hábito de la alimentación.
  5. La dieta de nuestros adultos mayores debe ser variada y agradable al paladar, respetando al máximo sus preferencias alimentarias.
  6. Utilizar una mesa y una silla con la altura adecuada facilitando así el consumo de los alimentos.
  7. Seleccionar platos y utensilios que se adapten a las capacidades de las personas, es decir, si el adulto presenta dificultad para utilizar los cubiertos, se puede optar por el uso de platos hondos en lugar de los planos, además de ofrecer cubiertos con mangos de mayor tamaño, utilizar tazas con tapas para evitar derrames, uso de popotes, entre otras alternativas.
  8. En el momento de llevar a cabo el proceso de alimentación, es importante que los adultos mayores se encuentren enfocados en esta actividad, por lo tanto se deberá de evitar cualquier factor de distracción que pueda interrumpir el consumo de alimentos, como es el exceso de ruido ocasionado por la televisión o música en un volumen muy elevado
  9. Aunque pudiera considerarse que el sabor es uno de los elementos más importantes en la preparación de alimentos, no debemos dejar de lado la presentación de los platillos, ya que, al estar bien preparados, coloridos y con un buen aroma incitan a las personas a consumir los alimentos.
  10. Mantener una salud oral adecuada debido a que problemas en la masticación y deglución son los causantes principales de las preferencias por alimentos blandos y fáciles de masticar, evitando opciones de alimentos con gran valor nutritivo como son las frutas, verduras, carnes y los cereales integrales.
  11. Considerar el estado emocional de nuestro adulto mayor, ya que el rechazo a los alimentos puede ser síntoma de algún problema psicológico.
  12.  La paciencia es considerada sin duda como una de las mejores estrategias para mejorar la alimentación del adulto mayor con Alzheimer, ya que muchas veces expresiones como “mi abuelo tarda mucho en comer”, “se come menos de la mitad del plato”, “siempre derrama las bebidas/alimentos” dan como resultado una conducta de aversión hacia la alimentación. 
  13. Buscar diferentes alternativas de alimentación, es decir, si nuestro adulto mayor no tiene dificultad para tragar sin embargo presenta un rechazo a la comida se deberá modificar la textura y el sabor. Por otro lado, si se tiene dificultad para tragar los alimentos sólidos se deberá optar por utilizar una alimentación líquida, y si no es capaz de consumir la cantidad adecuada de alimentos sólidos ni líquidos necesarios para cubrir sus requerimientos calóricos se considerará el utilizar otra vía de alimentación ya sea enteral o parenteral.

Para finalizar, me gustaría hacer hincapié en la importancia del papel que juega la familia y los cuidadores en la atención de un paciente con Alzheimer. Ellos condicionan de manera directa los patrones de alimentación del adulto mayor. Se considera como una estrategia clave para evitar problemas alimenticios, el interés de la familia y/o cuidadores por recibir información nutricional que les proporcione las herramientas necesarias para formar parte activa del cuidado integral de su adulto mayor.

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra plataforma de Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo? 
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?
¿Eres estudiante o profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?

Empieza HOY mismo!