Alz.Mx

Colapso del Cuidador

El colapso del cuidador también es conocido con el nombre de sobrecarga, desgaste o burnout del cuidador, descrito por primera vez en los años 70 por el Psicólogo estadounidense Herbert Freudenberger. Se define como la respuesta multidimensional de la apreciación negativa y estrés percibido, resultado del cuidado de un individuo, usualmente un familiar, que padece una condición médica.
Según cifras de la ENSANUT 2012 (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición) cerca del 48 % de los adultos mayores en México tiene al menos una limitación para realizar actividades básicas de la vida diaria, tales como bañarse, vestirse, caminar, levantarse o acostarse; además sufre las consecuencias de las enfermedades crónicas acumuladas, lo cual provocará que eventualmente se requiera de más apoyo de cuidadores informales.
Un cuidador informal es una persona que provee de apoyo físico, emocional o financiero al paciente discapacitado o dependiente y se caracteriza por tener un vínculo afectivo y no recibir remuneración económica por sus cuidados, por lo regular son familiares sin entrenamiento y sin técnicas adecuadas de cuidado. Los cuidadores llegarán al agotamiento, cansancio o colapso eventualmente. En diversos estudios sociales se han logrado identificar las características principales de los cuidadores colapsados haciendo referencia que la mayoría de los cuidadores son mujeres (83 % del total),  entre las cuales, un 43 % son hijas, un  22 % son esposas y un 7.5% son nueras. El tiempo promedio estimado dedicado al cuidado es de 10.9 horas al día referido en un estudio realizado por Zambrano-Domínguez, en el 2012. La edad media promedio de los cuidadores es de 52 años, en su mayoría están casados (77%) y una parte de los cuidadores comparten el domicilio con la persona cuidada (60%).
Actualmente contamos con 7 cuidadores posibles por cada persona mayor de 80 años, pero para el 2030 habrá 4 cuidadores posibles y para el 2050 habrá solo 3. Estas estimaciones nos permiten vislumbrar la eventual falta de cuidadores que se presentará en un futuro aunado a la deficiente planeación en las políticas de las instituciones de salud para hacer frente a los cuidados de este grupo poblacional con alta vulnerabilidad.
Ahora bien, el síndrome de colapso del cuidador adquiere importancia porque es una de las situaciones sociales que tiene una implicación clínica de mal pronóstico para el paciente, es decir, estudios en Colombia por Shultz en 1999  determinaron que el paciente cuidado tiene un 63% de probabilidad de morir en los próximos 4 años, cuando su cuidador principal es diagnosticado con colapso. Así mismo, en otros estudios sobre los cuidadores, se encontró que aquellos que perciben su trabajo como estresante, tenían un riesgo elevado de infartos cardiacos y muerte.
¿De qué manera podemos realizar el diagnóstico? en el cuidador colapsado, existen diversas herramientas para determinar los recursos sociales y entre estas  la escala de Zarit a través de una entrevista con el cuidador nos puede ayudar a realizar el diagnóstico; además se tiene que reconocer por parte del proveedor de salud la importancia del rol que adquieren los cuidadores informales en el bienestar y cuidado de la persona dependiente.
Una pregunta que podríamos hacernos es ¿Cuál es la principal necesidad de estos cuidadores? Estudios sociales han demostrado que una de las principales necesidades es el respaldo institucional y de los prestadores de servicios de salud, los cuales, demostraron que  cuando éste es ofrecido por un equipo multidisciplinario hay una disminución de la ansiedad, depresión y mejor percepción de calidad de vida en los cuidadores.
En nuestro país se carece de recursos sociales acordes a las necesidades de los cuidadores y adultos mayores. Se requiere de una nueva cultura donde el apoyo social organizado sea una opción. Así mismo recalcar la importancia de fortalecer los valores familiares, la integración y organización de los cuidados de los hijos para con sus padres, con el fin de lograr un equilibrio entre los miembros tanto en la toma de decisiones como en la carga de trabajo, ya que el grado de estrés y de falta de información puede desencadenar rupturas y problemas familiares.
 
 
Dr. Jesús Alejandro Gómez García Médico Internista y Geriatra

Educación en línea

Capacítate

Hoy

Inscríbete en nuestra plataforma de Educación Online

¿Tienes un familiar con Alzheimer o algún otro tipo de demencia y deseas saber cómo cuidarlo? 
¿Eres cuidador de un paciente con Alzheimer y deseas perfeccionar tus habilidades y técnicas?
¿Eres estudiante o profesional de la salud y deseas conocer más sobre esta enfermedad?

Empieza HOY mismo!